Responden a la confianza

De a poco los jóvenes del plantel van teniendo oportunidades y responsabilidades. En un momento “caliente” de la temporada, Chiarini y Gutiérrez asumen el compromiso.

Nadie desconoce que el plantel de Atenas está conformado por hombres y nombres de experiencia en la Liga Nacional. Pero así también es sabido que desde un principio la intención de amalgamar los “grandes” con los jóvenes era el desafío; y hoy a eso lo está consiguiendo el verde, que por medio de la decisión del entrenador Nicolás Casalánguida los juveniles empiezan a tomar un papel protagónico en una instancia clave para las aspiraciones del equipo. Un dato para nada menor.

Hoy es el turno de Mateo Chiarini y Tomás Gutiérrez. El escolta, que fue la revelación de la temporada pasada está teniendo responsabilidades y no decepciona. Alterna con titularidad y suplencia con eficiencia, ya que no sólo su tiro exterior es importante, sino que la faceta defensiva potencia sus posibilidades. Así es como se gana sus más que importantes minutos. ¿Un dato relevante? En los últimos cuatro partidos promedio 25 minutos (en Formosa con la Unión permaneció 36 minutos en cancha).

El base, por su parte, va consiguiendo su lugar. Debutó en la Liga frente a Bahía Basket en Bahía Blanca y su permanencia en el rectángulo de juego se va repitiendo. Claro que tener por delante a Donald Sims y Juan Pablo Cantero no es materia sencilla, sino por el contrario. Pero rinde y da soluciones. En tierras formoseñas salió por detrás de Sims, jugó casi 12 minutos, guió al equipo en momentos calientes de la noche y va superando la “prueba”.

“Estamos muy contentos con este momento del equipo. Queremos estar entre los cuatro. Y personalmente feliz por los minutos que me tocan asumir y la responsabilidad que debo afrontar en partidos tan importantes, como contra La Unión”, explicó Chiarini recién llegado a Corrientes para enfrentar mañana a Regatas.

Por su parte, Gutiérrez afirmó: “Para mí es como estar viviendo un sueño. Tener la oportunidad de estar aquí y de entrar a la cancha para ayudar al equipo con lo que se pueda, es increíble”.

Ninguno de los dos desconoce los apellidos que conforman este Atenas, por eso resaltan la oportunidad que tienen. “Sabemos que son todas finales. Todos los partidos son importantes si queremos pelear arriba. El equipo hoy está entre los cuatro mejores de La Liga y tener los minutos que me tocó jugar, aún sabiendo la jerarquía que hay en este equipo, me pone muy contento. Encima que los resultados se den es algo muy positivo”, explicó el tirador.

A su turno, el armador dejó saber: “Hay excelentes jugadores, pero son las que también me ayudan mucho para poder asumir esta responsabilidad que es muy grande en un club como Atenas. En ningún momento me sentí o siento solo, al contrario. Están constantemente ayudándome. A eso lo agradezco mucho”.

Las funciones en el equipo no son un dato menor. Sobre el suyo, Chiarini contó: “Intento brindar intensidad, sobre todo en la parte defensiva. Tengo un rol totalmente diferente al que tuve la temporada pasada, pero intento adaptarme lo mejor que puedo para sumarle al equipo desde lo que necesita de mí. Ofensivamente nos sobran armas, entonces busco aportar más desde otro lugar”.

“Estoy notando que le puedo dar intensidad a la defensa y velocidad al contraataque, que es algo con lo que nos estamos sintiendo muy cómodos. Claro que aún tengo muchas cosas por mejorar, sobre todo la lectura de juego y el orden del equipo. Pero esas son cosas que te va dando el rodaje y la sumatoria de partidos”, sentenció Gutiérrez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *